Como AHORRAR dinero para VIAJAR

Viajar puede ser lo mejor del mundo pero el cómo ahorrar dinero para viajar es una cuestión totalmente distinta si no tienes la cultura de ahorro interiorizada o si nunca te enseñaron de finanzas personales. Todo eso es lo de menos, aquí aprenderás 36 consejos para ahorrar dinero para tu próximo viaje.

Si no cuentas con mucho tiempo puedes ir directamente hasta las conclusiones ubicadas en el final del artículo pero te estarás perdiendo mucha información valiosa.

¿Cuánto dinero debo ahorrar para viajar?

Más que definir una cantidad o porcentaje mágico que te permitirá ahorrar para tu viaje, lo más importante que tienes que hacer para viajar es comenzar a identificar cuánto es lo que gastas.

Luego de que sabes cuánto gastas es tarea tuya analizar más a profundidad esos gastos para ver cuáles puedes reducir y convertir ese dinero en parte de tu ahorro, eso lo veremos más adelante.

Muchos expertos dicen que al menos debes ahorrar el 10% de los que ganas pero con los consejos que te estás a punto de conocer puedes ahorrar más que eso.

Los mejores consejos para ahorrar para tu viaje

Con estos trucos vas a poder ahorrar un gran cantidad de dinero para que puedas viajar a dónde quieras.

Comienza con un fin en mente

Si quieres comenzar a ahorrar la mejor motivación es tener un objetivo de ahorro en el que poner todos tus esfuerzos y dedicación. En caso no lo hagas el resto de trucos de ahorro no van a servir para nada.

Imagínate en el destino en el que quieres estar. Entiendo que debe tratarse de un lugar lo suficientemente lejos o costoso que no puedas pagar con lo que te queda del salario del mes o con tu aguinaldo.

Puede ser descansar en una playa en el medio del caribe, pasear por todos los países europeos que te de el tiempo visitar durante tus vacaciones o cualquier otro lugar conque sueños visitar pero nunca hayas podido hacerlo por temas económicos.

Estima cuánto va a costar tu viaje

Una vez de que ya sabes a dónde piensas ir los que tienes que hacer es averiguar todo lo que puedas de ese país o de todos los destinos que te has planteado (pueden ser tantos como se te ocurran).

Puedes pensar que esto es tan sencillo como ver cuanto cuestan los pasajes de avión y sumarle unos cuantos dólares más. Si eres de las personas que hacen esa práctica aritmética vas a regresar endeudado de tu viaje o no vas a poder hacer todas las cosas que te habías planteado y terminarás frustrado.

Si necesitas ayuda en este tema te invito a mi publicación sobre cómo hacer un presupuesto de viaje.

Establece objetivos de ahorro mensual

En este paso es de vital importancia que seas sincero con tu meta de ahorro. No vale de nada decir que todos los meses vas a ahorrar 500 dólares, por decir un monto, cuando solo puedes aportar 100 dólares.

Lo más fácil sería poner un monto fijo mensual que es la cantidad de tus ingresos que vas a destinar al ahorro, en la práctica esto no siempre resulta factible.

Revisa bien tu calendario de actividades para saber si hay alguna fecha importante que pueda afectar la cantidad de dinero que puedes ahorrar. Usualmente las temporadas donde todo el mundo hace más gastos es en navidad y en los cumpleaños familiares.

El monto que ahorres cada mes en ningún momento debe perjudicar el dinero que necesitas para vivir, como el necesario para pagar los servicios y alimentos por solo mencionar algunos casos.

Lleva la cuentas de tus gastos diarios

Si quieres evitar caer en el mal camino de comenzar a gastar sin control de un momento a otro toma nota de en qué gastas tu dinero todos los días.

Puedes apuntarlo en una libreta, un libro Excel, una aplicación para tu celular o donde te resulte más sencillo llevar el control. En lo personal te recomiendo utilizar algún medio digital porque resulta más sencillo sacar estadísticas a que si lo hicieras con papel y lápiz.

Tú decides el nivel de detalle que le quieras dar, esto dependerá principalmente del tiempo que le dediques al registro. Mientras más información contenga será más sencillo ejecutar análisis de los tipos de gastos que deberías reducir para viajar. Aún así, si andas con el tiempo justo puedes comenzar con colocar el monto que has gastado durante todo el día y mantener ese registro de forma diaria.

Elimina tus deudas bancarias

Las entidades bancarias son las que tienen los intereses más altos cuando se trata de préstamos personales, en algunos casos puedes terminar pagando más del doble del costo del producto.

Mientras más extensa sea tu deuda con el banco, no solo demoras más en terminar de pagarlo sino que pagas más intereses.

Como los intereses bancarios no benefician tus intentos de ahorro debes de ver la forma de reducirlos ¿cómo?

Cuando ya llevas un tiempo pagando una deuda bancaria puedes acercarte a otro banco a preguntar por la opción de “compra de deuda”, este es un producto por el que rara vez te llamará un banco para ofrecerlo pero si te acercas a una de sus agencias y preguntas por el te podrán dar una alternativa.

Llamemos “A” al banco en el que tienes tu deuda y “B” a otro banco; la compra de deuda consiste en que el banco “B” cancela tu deuda con el banco “A”, ahora tu deuda la tienes con el banco “B”, claro que el interés a pagar será menos que al inicio y puedes negociar un plazo menor para que se cancele cuanto antes.

No saques crédito con el banco

Piensa que si el banco te dice que eres un cliente premium para ellos o que te consideran importante es porque quieren que sigas teniendo deudas con ellos. Ambos se benefician, tú porque compras lo que quieres, y el banco porque gana un gran porcentaje gracias a su tasa activa (porcentaje de interés)

Lo mejor que puedes hacer en efectuar tus compras con tu propio dinero. Si sucediera algo inesperado, como que no te han abonado tu salario a tiempo y tienes que efectuar una compra urgente, utiliza tu tarjeta de crédito para hacer compras a una sola cuota, de esta forma ganas unos días para recolectar el dinero y si lo pagas antes del cierre de facturación también te evitas pagar el seguro de desgravamen.

Cuida tu salud

Enfermarse sale caro, inclusive cuando tienes un seguro de salud particular vas a terminar pagando un monto por atención y/o medicinas.

Con esto no quiero decir que dejes de practicar algún deporte de acción como futbol o rugby pero sí ten en cuenta jugar con un mínimo de cuidado para evitar lesiones.

Otro de los motivos por el que terminamos pagando las facturas del médico es por no llevar una alimentación balanceado. Si tu caso es el andar comiendo todo el día nadie te dice que está mal lo que haces, siempre y cuando consumas las calorías y nutrientes que tu cuerpo necesita.

La actividad física también contribuye a regular tu peso y la química de tu organismo, por lo que debes mantener un cuerpo activo si quieres alejar al doctor.

Transfiere un porcentaje de tus ingresos a otra cuenta

Tienes que ponerte creativo para evitar usar el dinero de tus ahorros en el día a día. Soy consciente de la tentación que produce ver un dinero extra en tu cuenta corriente y te pones a pensar en qué te lo puedes gastar.

Eso fue algo con lo que lidié por bastante tanto hasta que se me ocurrió abrir una cuenta corriente en otro banco y depositar un monto fijo con cada sueldo recibido. A pesar de que esto implica el pago de comisiones por transferencias interbancarias, el costo es mucho menor a que gaste todo ese dinero.

Para asegurar que no uses la tarjeta del banco donde tienes tus ahorros tenla en tu casa bajo 7 llaves. Sería exagerar comprar una caja fuere para guardarlo, conque lo pongas en un lugar apartado de tu vista servirá.

Abre una cuenta a plazos

Tener una cuenta corriente “intocable” como en el consejo anterior está bien para empezar a tener un fondo de ahorro pero con el tiempo tu dinero no va a crecer si lo mantienes ahí porque los bancos cobran mucho por el dinero que te prestan pero te llegar pagar centavos por le dinero que guardas con ellos (salvo que deposites grandes sumas de dinero).

Existes otras entidades financieras como cajas rurales o financieras que tienen menos soporte financiero que los bancos pero te ofrecen mejores tasas de interés por tu dinero.

Las principales  características de las cuentas a plazo son que no puedes utilizar el dinero por un periodo acordado, usualmente 1 año, y no puedes aumentar el monto de esa cuenta durante ese plazo salvo te indiquen lo contrario.

Es importante que averigües cuales tienen mejor relación solidez – tasa de interés en tu país. Además de su cuentan con un Fondo de Seguro de Depósitos, este es un seguro que debe tener la entidad que cubre a todos sus clientes, en este caso a ti, en caso del cierre de la misma hasta un monto máximo de cobertura.

Si el monto que piensas depositar en las entidades financieras supera ese límite de cobertura puedes abrir cuentas a plazo en distintas entidades para prevenir el riesgo.

Aprovecha las bonificaciones

Aguinaldos, bonificaciones, gratificaciones, utilidades o cualquier dinero extra que recibas aparte de tu salario. La primera vez te va a costar, pero debes utilizar ese dinero para aumentar los ahorros para tu viaje.

Sé que lo usual es destinar ese dinero para darse algunos gustos, unos más costosos que otros, pero si son por vanidad en lugar de por necesidad pueden esperar a otro momento.

Piensa que todo dinero es bueno para tu viaje, puedes utilizarlo para cumplir tu objetivo antes de tiempo o para contar con más lujos cuando estés en el destino que tenías en mente. Deja que la cabeza le gane a la picazón que tiene tu mano por usar la tarjeta de crédito.

Piensa antes de comprar

Como lo mencionaba hace poco, hay compras que hacemos por vanidad, ese vestido nuevo, el último modelo de celular, la ropa que está de moda y muchas otras cosas más que si bien las vamos a usar, a la hora de la hora son igual de útiles que las cosas que ya tenemos.

Ponte a pensar si realmente vas a necesitar lo que vas a comprar, el “ya me han visto con mi demás ropa” es solo una excusa.

Muchas veces caemos en la trampa de ver una oferta y terminamos comprando el artículo sin pensarlo dos veces, esto se debe a que ponemos primero el “me lo merezco” a el “lo necesito”. Mejor consúltalo con tu almohada y si al día siguiente decides que en verdad lo necesita busca si en otras tiendas encuentras el mismo producto más barato.

Te puedes encontrar con la sorpresa de que encuentres lo que quieres en otro lado con un mejor precio. Cada centavo que ahorres irá sumando a tu bolsa de viajes.

Busca fuentes de ingreso alternativos

Depender de un trabajo estable tiene el riesgo de que no sabes cuando puede haber alguna reducción de personal o la empresa donde trabajas puedes quebrar. Ya sea por motivos personales o de viaje tener más de una fuente de ingresos es necesario.

Ten cuidado cuando busques en internet alternativas de ingresos extra, muchos de ellos quieren venderte una suscripción o que inviertas en sus negocios. Si te dicen que ganarás dinero al instante o sin esfuerzo es mayor motivo para dudar.

Prueba con cosas más sencillas y que conozcas, luego puedes diversificarte en otras cosas. Si eres bueno cocinando puedes vender almuerzos para tus compañeros de trabajo, si sabes manejas y tienes auto particular puedes afiliarte a una app de taxis en tus tiempos libres como UBER u otra que funcione en tu ciudad.

Busca los mejores descuentos

Hay temporadas específicas donde algunos tipos de productos bajan de precio. En diciembre los juguetes están en oferta, en cada cambio de estación hay remates de la temporada anterior.

También puedes optar por visitar los outlets de las marcas que vistes. O puedes buscar en las páginas web de los productos si comprándolo por internet cuestan menos que hacerlo por tienda, en ese caso suma el costo de envío cuando compares precios.

En lo que refiere a servicios, actividades, comidas y otros productos intangibles busca en las páginas de ofertas como Groupon si hay alguna alternativa que te llame la atención.

Prioriza la calidad por encima del precio

Cuando vas a comprar un producto o consumir un servicio hay que hacer que valga la pena. De nada sirve comprar por algo barato que no te va a servir más que para uno o dos usos antes de que se estropee.

Igualmente si pagas por un servicio de mala calidad vas a quedarte con un mal sabor de boca, incluso puede que vuelvas a pagar por el servicio en otro lugar de mejor calidad, lo que no estaría mal si no hubieras incurrido en doble gasto.

A lo que me refiero con esta recomendación es comprar productos que te van a durar mucho tiempo antes de que tengas que cambiarlos y pagas por atenciones que sean buenas y te dejen satisfecho. En pocas palabras busca siempre la mejor relación precio – calidad.

Cocina en casa

Cocinar en tu hogar es más barato que comer en la calle sin importar si se trata de un restaurante de lujo o un menú en el mercado.

Otro beneficio aparte del costo es que le hace bien a tu salud. Puedes cocinar platos ricos y nutritivos, libre de los preservantes y elevada cantidad de condimentos que venden en los establecimientos de comida.

A las personas que viven solas no les resulta rentable cocinar a diario para ellos mismos además que no hay mucha diferencia en tiempo entre cocinar para uno que para un pequeño grupo de personas.

En estos casos puedes preparar tu almuerzo para dos días, claro que se trata de la misma comida, o puedes ofrecer vender almuerzos a tus compañeros de trabajo y generar una fuente de ingresos indirecta. Depende de tu sazón si tendrás clientes o no.

Cierra el caño y apaga la luz

Las cosas que hacemos en nuestra casa pueden hacer la revolución de las pequeñas cosas. Basta con hacer un uso adecuado de los servicios de agua y luz de nuestros hogares para reducir el costo de los recibos.

Asegúrate de apagar las luces que no utilices, por ejemplo en cuartos donde no haya nadie, en caso salgas de cada recuerda dejas los focos apagados. Si usas focos ahorradores mejor aún.

En lo que respecta al uso eficiente del agua hay que asegurarse de que los caños no goteen (cerrarlos bien) o que el tanque del inodoro no esté dejando pasar el agua.

Conserva solo las membresías que utilices

A lo largo de nuestras vidas nos suscribimos a varias cosas como gimnasio, clubes de esparcimiento, revistas, instituciones y cualquier otra cosa donde recibamos un beneficio por un pago mensual o periódico.

Resulta que no siempre utilizamos todos, piensa cuándo fue la última vez que fuiste al club por el que pagas. Peor aún, ¿por qué pagas un año de membresía en el gimnasio para ir solo los primeros días?

Comienza por hacer un listado de todas sus suscripciones. Revisa todas esas membresías para ver cuáles puede dar de baja en este momento. Verás que hay al menos una que no utilices. Quizás usas Netflix una vez al mes y no vale la pena seguir pagándolo.

Evalúa tu plan de telefonía móvil

A menos de que seas de las pocas personas que aún utiliza celulares prepago, debes tener contratado un plan de telefonía celular con algún operador.

Con el paso del tiempo y el aumento de la competencia, los operadores de telefonía vienen dando más beneficios a sus clientes sin que ellos tengas que aumentar su plan.

En la actualidad son pocos los planes donde no se cuenta con llamadas de voz y mensajes de texto ilimitado, siendo el principal atractivo entre pasar de un plan a otro, o migrar de operador, la cantidad de gigas de internet que te ofrecen.

Averigua tu consumo de datos, si al término de cada mes te sobran varios GB de internet deberías bajar el monto de tu plan cuando tengas que hacer la renovación y si te ponen trabas cambias de operador (fue lo que yo hice).

Sé que es fácil pagar el recibo pero si estamos pagando de más sería mejor si dejamos de regalar nuestro dinero a otros y solo pagamos la cantidad justa.

Diviértete de forma inteligente

Si estás acostumbrado a ir de parranda todos los fines de semana no vas a lograr cambiar de la noche a la mañana. Puede que funcione el primer mes pero termines recayendo.

Comienza bajando la intensidad, si antes salías 4 veces al mes, bájalo a 3 y así hasta llegar a uno.

Asimismo, no hay que gastar dinero para pasarla bien, puedes hacer una reunión en tu casa con amigos. Deja que ellos se encarguen de los piqueos y demás así no gastarás.

Si tienes pareja no hace falta que cada cita sea una cena romántica en un restaurante de lujo, puede ser una cena en la casa de alguno de ustedes.

Revisa tu armario

Es tiempo de que desempolves tu armario, prefiero no imaginar toda la ropa que tienes guardada ahí y que no te la pones en años.

Vacía tu ropero completamente y verás que tienes gran cantidad de ropa que puedes usar en lugar de estar yendo a las tiendas a comprar ropa nueva. Suena ridículo pero nos resulta más sencillo ir a un mall por ropa nueva que buscar en nuestras pertenencias.

Incluso puede donar prendas a personas que más lo necesidad, con lo que además de ahorrar para viajar también estarás haciendo una obra de caridad.

Hay personas minimalistas que solo viven con 30 prendas de ropa en su armario ¿es exageración o no necesitamos más ropa?

Haz carpooling

Si tienes un automóvil propio y compañeros de trabajo que viven cerca de tu casa y a la vez usan sus carros para ir y venir del trabajo puedes coordinar con ellos para que se turnen el uso de los vehículos. Un día tu te encargas del transporte de todos, luego el toca a otra persona y así sucesivamente.

Claro que no siempre todos van a contar con carro pero puedes transportar a esas personas cobrando la misma cantidad que les cuesta ir y venir del centro de labores. Para ellos no les afectará si situación económica porque gastarán lo de siempre pero tu ganas unas cuantas monedas para pagar por el combustible.

Identifica los gastos hormiga

Como si se tratara de un ritual nos compramos un café antes de llegar al trabajo, un postre después del almuerzo o realizamos algún otro gasto pequeño durante el día que si sumamos cuánto gastamos en esas cosas durante el mes dan un monto significativo de nuestros gastos.

Es importante que le dediques un poco de tu tiempo a analizar cuáles son esos gastos. Algunos de ellos son los que ya he listado pero cada persona tiene distintos gustos así que tus gastos no serán los mismos que los míos.

Como ayuda que sepas cómo identificar los gastos hormigas ponte a pensar en las cosas que compras durante el día y si podrías vivir sin ellas. Si la respuesta es afirmativa, elimínala de tu día a día.

Busca ofertas de viaje

Una parte importante del ahorro se puede ver en la antelación con la que se compran los pasajes aéreos y la época en la que se viaja. Para ayudarte a lograr este objetivo los metabuscadores de vuelos resultan útiles para comparar los precios de distintas aerolíneas y agencias de viajes para un mismo destino y fecha así como también indicarte otras fechas donde sea más barato viajar.

La mayoría de las veces los pasajes más baratos coinciden con la temporada baja del país de destino, trata de resistir la ganas de comprar los pasajes apenas los veas. Como mínimo averigua que el clima sea favorable en esa época, no querrás estar a -50°C o en temporada de tifones.

También puedes programar alertas en los buscadores de vuelos para que manden notificaciones cuando bajen los precios.

Monetiza el espacio libre en tu casa

Si tienes un cuarto libre aprovecha en buscar un compañero de cuarto o roommate para ganar algo de dinero aprovechando el cuarto extra.

En caso no conozcas a nadie puedes usar Airbnb para localizar prospectos, aunque las estancias de las personas suelen ser cortas a menos que sean por motivos de estudio, ganarás algo de dinero de vez en cuando.

Al mismo tiempo puedes usar Couchsurfing para alojar de manera gratuita a viajeros, si bien eso no te dará dinero, mejorará la forma en que te ven otras personas que usan la aplicación lo que podría darte alojamiento gratis cuando viajes al extranjero. No pierdes nada intentando.

Usa una tarjeta de crédito que acumule millas

Existen varias tarjetas de créditos que te permiten ganar puntos o millas con tus compras para que luego puedas utilizar estas millas para pagar el total, una parte de tus vuelos o hacer un upgrade de cabina. Hay incluso algunas que te incluyen un seguro médico de viaje internacional al momento que canjeas tus pasajes de avión.

Hay bancos que también te dan puntos por los consumos con su tarjeta de débito, eso sí, te darán menos puntos que si usaras la tarjeta de crédito, solo por poner un ejemplo:

Si usas la tarjeta de crédito te darían 1 punto por cada dólar de consumo pero con la tarjeta de débito te darían la misma cantidad de puntos por el doble o triple de consumo.

Presta atención a los correos que te mande el banco o a la publicidad que hagan porque pueden salir promociones que te hagan ganar más millas.

Comparte los gastos del hogar

Mientras más personas vivan bajo un mismo techo, entre más se podrán dividir los gastos. No siempre puedes alquilar tu espacio libre, si se trata de un familiar tu corazón no va a permitir que le cobres alquiler, aunque hay excepciones.

En este caso lo que puedes hacer es pedirle a esa persona que te ayuda con los gastos del hogar, se puede decir que es una forma indirecta de cobrar la renta. Lo llames como lo llames te va a ayudar a ahorrar.

También si llevas años con tu pareja y no viven juntos este consejo puede que sea un motivo para que lo hagan.

Date tus gustos

Hasta ahora te he dicho que hay que gastar lo necesario y nada más pero puedes darte cierta flexibilidad… de vez en cuando y sin abusar.

Darse un lujo para comer en la calle está si lo haces en algunas ocasiones pero que no se haga costumbre si estás pensando ahorrar ya sabes que debes cocinar tu propia comida.

Lo mismo pasa con otras cosas como la ropa, si antes comprabas bolsas y bolsas de ropa cada fin de mes, ahora que ya has cambiado tus hábitos y ahorras conscientemente te puede dar un gusto en las tiendas. Tampoco hay que abusar, lo mejor es ir con un presupuesto en mente.

Recuerda por qué ahorras

Conforme pasa el tiempo te vuelves propenso a dejar la vida de ahorro y volver a las viejas costumbres, para que eso no pase necesitas recordar el motivo por el que empezaste a ahorrar, hablo de tu viaje.

Un estímulo visual te será de gran ayuda, como ver fotos o videos del lugar al que quieres ir. Luego de que los veas ponte a pensar que no podrás viajar si no mantienes el nivel de ahorro como lo has estado haciendo desde hace ya un tiempo.

Resiste, la espera será bien recompensada además que se volverá un hábito para ti.

Prioriza los eventos sociales

Cada evento social conlleva un gasto para nosotros, ya sea por los regalos que hay que llevar, bebidas, taxis o lo que fuese.

Si lo que buscas es ahorrar para viajar vas a tener que reducir tu participación en estos eventos. No hace falta que los evites por completo pero ten el juicio suficiente para saber a cuáles ir y cuáles no.

Por ejemplo, puedes faltar a uno que otro after office con tus compañeros de trabajo, seguramente ni se acordarán que no estuviste, pero si faltas al cumpleaños de tu madre o no le llevas un regalo se resentirá contigo para toda la vida.

Utiliza las “juntas” a tu favor

Las juntas de dinero se utilizan en algunos países, especialmente Latinoamérica, como una modalidad de ahorro.

En caso nunca hayas escuchado de ellas consisten en un grupo de personas conocidas que se organizan para dar el mismo aporte mensual todos los meses y uno de los miembros se lleva el dinero acumulado en ese mes.

La operación se vuelve a repetir todos los meses hasta que todos hayas recibido el dinero, aquí no hay garantías de por medio por lo que solo debe hacerse con personas con las que tengas la certeza que no te van a estafar.

Regresando a lo importante, dado que todas las personas recibirán la misma cantidad de dinero, solo que en distintos meses, de ser el primero en recibir la “junta” puedes colocar ese dinero en una cuenta a plazo para darte un ingreso adicional. O si te falta dinero para tu viaje puedes usarlo para completar tu presupuesto.

Madruga para ir a trabajar

Si vas todos los días en transporte público no vas a querer quedarte dormido porque eso significaría pagar taxi para llegar temprano al trabajo, el cual cuesta mucho más que el autobús o metro.

Los que tienen su propio auto no se salvan de esto, aunque pueden dormir unos minutos más si se quedan pegados a las sábanas van a tener que manejar más rápido para llegar a la oficina lo que te puede hacer acreedor de una multa por exceso de velocidad o causar un accidente automovilístico.

También míralo por el lado positivo, cuando llegas temprano puedes avanzar tus actividades sin que nadie te moleste, como eres más productivo es más fácil que evites los sobretiempos, lo que te da más tiempo para hacer otras cosas y reduce tus niveles de estrés.

Evita tener mascotas nuevas

Debe ser muy baja el porcentaje de personas a quienes no les gustan los animales. No tengo nada contra los animales, al contrario, me gustan pero no podemos negar que representan un gasto más para nuestro presupuesto.

Tener mascotas es de las mejores cosas en la vida aunque si estás en plan ahorro no es el mejor momento para aumentar las mascotas que ya tienes en tu casa. Además tienes que pensar en quién cuidará de tus engreídos de cuatro patas mientras tu te diviertes en tus vacaciones.

Deja de comer comida chatarra

Por más que la comida chatarra nos guste a más de uno hay que aceptar que no nos alimenta sino que nos da más hambre. A esto se llama calorías vacías porque solo nos engordan.

Aunque resulte barata y sabrosa hay que evitarla a toda costa para cuidar nuestros bolsillos. Con ese dinero podemos comprar alimentos más saludables que sacien nuestra hambre.

Ten siempre un colchón de efectivo

Con esto no quiero decir que ahorres tu dinero debajo de tu colchón sino de que tengas un dinero para emergencias. Cuando estás iniciando el ahorro no hay problema porque si ocurre algo tu dinero ahorrado se convierte en tu dinero de emergencia pero cuando lo pones en una cuenta a plazo se vuelve más complicado.

Es cierto que puedes cancelar una cuenta a plazo en cualquier momento aunque el interés que vas a recibir es mucho menor al que tendrías de esperar el periodo pactado, además que la disposición de efectivo no es inmediata lo que nos juega en contra cuando en verdad lo necesitamos.

Mi sugerencia es que antes de pasar tu dinero a una cuenta a plazo dejes en una cuenta de ahorro la cantidad de dinero que gastas en un mes, de esta manera si ocurre algo ya tienes de donde sacar efectivo de manera inmediata.

Utiliza gas natural

Hay países donde la principal fuente de energía es el gas natural, mientras que en otros recién está comenzando la masificación del gas. Sus aplicaciones en el ámbito personal se encuentran en las cocinas, termas, secadoras y otros electrodomésticos.

Como combustible además de ser seguro es mucho más barato que el petróleo con lo que estarás ahorrando cada vez que uses tu vehículo. Aunque si el uso de tu vehículo no es constante te recomiendo que utilices gas licuado.

Al inicio tendrás que hacer una inversión pero con el tiempo recuperas tu dinero y comienzas a ahorrar más.

Mantén el hábito de ahorro

Una vez de que ya has logrado tu viaje y te encuentras de regreso en tu casa no hay motivo para dejar el hábito de ahorrar y volver a tu estilo de vida anterior.

Con esto tampoco digo que tienes que vivir ajustando tus gastos, si todavía no tienes una razón clara para ahorrar puedes hacerlo con menos intensidad que antes. Puedes engreírte un poco más, preferiblemente dentro de un presupuesto que tú mismo hayas decidido.

Te puede ayudar pensar en cuál será tu próximo destino para motivarte a seguir ahorrando.

Conclusiones

  • Para realmente poder ahorrar para un viaje hay que estar convencidos de que eso es lo que queremos, de otra manera no seremos constantes con nuestro objetivo.
  • Estamos acostumbrados a pagar mensualmente recibos por cosas que no utilizamos. El más claro ejemplo es cuando tu usas todo tu plan de telefonía celular.
  • Cada día incurrimos en gastos que podemos evitar sin darnos cuenta. Si vamos siempre en taxi al trabajo ¿por qué no ir en bicicleta? Cuidas el ambiente, hacer ejercicio y ahorras a la vez.
  • No nos hará daño darnos nuestros gustos de vez en cuando, incluso puedes definir la frecuencia en que lo harás para que se vuelvan una forma de premio por tu buen comportamiento.
  • El que hayas logrado ahorrar satisfactoriamente para un viaje no quiere decir que eso debe terminar ahí, puedes volverlo un hábito para toda la vida.
Facebook
YouTube
YouTube
Pinterest
Pinterest
Instagram